La bruja Serena

A Serena, para que nunca se pinche su burbuja

            Serena era bruja pero no sabía ¿Cómo iba a saberlo? En su casa no había  libros de hechizos, ni gatos, ni lechuzas, ni sapos, y al principio ni siquiera escobas. Escobas de brujas, se entiende, que no son las mismas que se venden en el supermercado y se usan para barrer.  

Las escobas de brujas son mucho más pequeñas, y están hechas con un mimbre más duro que se cose a mano; el palo puede sostener el peso de cuatrocientos elefantes juntos porque a las brujas les gusta transformarse

mientras vuelan, generalmente en dragones. Y si no vemos volando a estas enormes criaturas por aquí y allá no es porque no las haya, sino porque las auténticas escobas de brujas vuelan siempre sobre la estratósfera, que no puede verse desde el mundo.  

Serena había visto una escoba de bruja en la casa de Adriana, la amiga de su mamá. Una escoba de bruja que estaba colgada sobre la pared del garage como si fuera un cuadro. Muchos días se pasó sin dormir por ese hallazgo. Pero no se hizo bruja por eso.   

En realidad, Adriana tampoco tenía idea de que aquella fuera una auténtica escoba de bruja. Ni siquiera sabía por qué la había comprado, ya que no tenía nada que ver con la decoración de su casa. Un buen día decidió que era mejor que la tuviera Serena. Así porque sí y porque se le cantó.  Y aunque Serena entonces tuvo una auténtica escoba de bruja en casa, tampoco se convirtió en bruja por eso.

Lo verdaderamente importante es que Serena se concentra con facilidad. Aunque a la gente grande le gusta decir que se distrae. Cuando Serena está concentrada no escucha. No habla. No mira. Es como si se hubiera metido en una enorme burbuja transparente, que se la lleva lejos de este mundo por un rato. A la estratósfera. Y entonces sí ve un montón de dragones volando. Y de lechuzas. Y de conejos y de renacuajos. Y de elefantes y de cocodrilos. Puede ver incluso bomberos y bailarinas, porque las brujas también sueñan y ensayan profesiones que las inspiran.

Pero ver un montón de jinetes diferentes sobre diminutas escobas voladoras, no bastó para que Serena se convirtiera en bruja. 

Lo que pasa es que cuando Serena se concentra, además de ver las cosas más increíbles, viaja. Es decir, no siempre se queda en la estratósfera. A veces va a los bosques del Sur, porque le encanta escuchar a las hadas revoloteando alrededor de su cabeza. También visita las profundidades del Océano, porque conoce el idioma de los delfines y la pasa genial conversando con ellos. De vez en cuando le gusta ir hasta las estrellas, pero aunque brillan bastante la noche la asusta un poco, y entonces no le gusta quedarse demasiado tiempo allí. A las nubes va solamente cuando llueve, y eso porque le encanta hundir los pies en el humo blanco y mojado. 

Pero para ser bruja, tampoco basta con viajar. El verdadero motivo por el que Serena se convirtió en bruja es que un buen día se dio cuenta de todo.

Y se dio cuenta de todo cuando la señorita Laura les habló de la rima.

Serena se sentó como siempre al lado de Fausto que es su mejor amigo en el mundo aunque la rima no le salga bien.

            ─¿Qué rima con conejo, chicos?

            Y Fausto escribió: «oreja». Serena lo codeó muy fuerte y le sopló:

            ─Cangrejo, espejo, lejos, tejo ─y enseguida después se concentró:

« El conejo vive lejos

adentro de aquel espejo

donde está jugando al tejo

el gato con el cangrejo»

Y estonces sucedió. Porque para ser bruja es requisito indispensable saber rimar: a la magia le encanta la poesía.

Ese día nadie pudo entender cómo había aparecido allí en medio del aula un espejo tan grande como disparatado: aunque todos los nenes se amontonaron frente al cangrejo y al gato para verlos, ellos estaban tan ensimismados en su partida de tejo que no se dieron cuenta de nada.  Ni siquiera escucharon los gritos de la señorita Laura llamando a la directora.   

Ni se enteraron de que la directora le mandó un fax al inspector.

Ni de que el inspector le escribió un mail al intendente.

Mucho menos de que el intendente mandó a buscar a la gobernadora.

Menos que menos, de que la gobernadora pidió un taxi y se fue directo a la casa de gobierno.

Aquel día la escuela “Alas Argentinas” se llenó de periodistas y desde veinticinco canales de televisión se transmitió al mundo entero la partida de tejo más increíble de la historia.

Fausto y Serena, sin embargo, no vieron nada ¿Cómo iban a verlo? Estaban volando por la estratósfera en una auténtica escoba de bruja.

Desde aquel día la casa de Serena se llenó de sapos, lechuzas, gatos y libros de hechizos. Pero eso sí: ya nunca más quiso rimar en la escuela. Y no es para menos, hasta a las brujas les cuesta concentrarse cuando se arma demasiado alboroto. 

 

Y así volando pero no sola

se fue Serena sobre una escoba:

dicen que al cuento se lo llevó

y, abracadabra, se terminó.

 

 

 

Anuncios

13 comentarios en “La bruja Serena

  1. Me parece un cuento precioso para niños! La idea es muy buena y podria resultar bastante entretenido, pero (espero que no te sepa mal, solo es una opinion) creo que le falta un poco de estructura y de orden. Me parece que hay mucho vaiven y queda un poco confuso.

    Va a haber mas aventuras de Serena?

    Saludos!

    • Bueno, Dasha, siempre son bienvenidos todos los comentarios. Te agradezco tu sincera opinión. Tengo una sola duda y es que atrás de tu seudónimo no puedo adivinar quién sos, ni sé si te conozco…¿Podrás ayudarme con esta duda?

  2. Te felicito Soledad. es un cuento para niños realmete encantador y sobre todo conociendo a mi nieta, que vuela en su fantasia no sólo le va a encantar, sino que lo va a recordar con cariño toda su vida. Te agradezco enormemente pues el cuento es fascinante. Te mando un beso enorme
    Tu tio Pachi
    P.D Y no le des bola a los que hablan de la estructura y lo confuso Es pura envidia.

  3. Sabes Sole que el tema de los brujas me encanta. Esta bruja tiene un poder y ella no lo sabe que es que se “concentra” y “viaja”. Así son los niños que viven en “su mundo” y viajan en una escoba y en las alas de un pájaro o ven dragones de verdad.
    La rima ha llegado a ser la verdadera identidad de ser bruja. Muy divertido
    Me ha encantado. ha sido una película de imagenes en movimiento que ha teminado con el ritmo de la rima.
    Un beso

  4. Ay; MariCarmen, si Serena se juntara con tu bruja Rucasia ¡qué dúo! Animate vos también con el blog, que extraño tantísimo leerte…

  5. Conozco a la brujita y a la que escribió tan linda historia….me gusta disfrutar de las dos Un abrazo enorme que viaje a traves de la red para las dos Ani

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s