La comezón del séptimo año

Antaño te supuse fugitivo

del mundo prodigioso de las hadas.

Tu mano no blandiera fina espada,

sorteando encantamientos y peligros…

Mi boca no mordiera una manzana

ni malograra un beso el maleficio…

 

Mas fuera tu narcótica mirada

el bálsamo inclemente y abrasivo

que me tomara a un tiempo en cuerpo y alma

dejándome el arbitrio adormecido…

 

Y aunque los años sin querer apagan

la chispa centelleante del inicio,

Yo sigo, ya me ves, enamorada.

(14-01-2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s