China va al rescate

—Me parece inconcebible

que aceptemos mansamente

que se vaya el ruiseñor…

Toda China se ha quedado

sin su canto de repente:

¡Lo raptó el emperador!

 

—Es injusto, pero vean

que la empresa es imposible.

¡Pobrecito del cantor!

En la jaula lo han metido

y, aunque sea aborrecible,

ya no habrá una solución…

 

—El que intente rescatarlo

perdería la cabeza,

¿quién se anima a tal empresa

por un simple ruiseñor?

Yo lo haré, si me permiten…

—¿Quién es este aventurado?

—Un borracho o un chiflado…

 

No, señor, soy escritor…

 

—Y perdone si pregunto

¿dejó listo el testamento?

¿Con sus lindas escrituras

vencerá al emperador?

 

No con eso, por supuesto,

aunque sí fue por mi pluma

que al cantor lo han encerrado

sin piedad ni compasión.

 

—¿Fue el autor de ese librito

que leyera el muy tirano

sobre el canto majestuoso

del divino ruiseñor?

¿Del librito que contaba

como octava maravilla

la entrañable melodía

que salía de su voz?

 

Soy yo mismo, ciertamente.

 

—Pues merece que lo maten…

—Sí, señor, dejen que vaya…

—¡Que se muera el escritor!

 

—No, tranquilos, compañeros,

No soy yo tan inconsciente.

No es preciso que me vaya

¡desde aquí lo salvo yo!

 

—¡Ya sabía que era un loco!

—¡Pero un loco incompetente!

—¡Por favor, dejen que hable

de una vez este escritor!

 

—¿Si enviamos al palacio

otra cosa que reemplace

esa voz maravillosa

del precioso ruiseñor…?

¿Otra ave extraordinaria

toda hecha de diamantes

que repita las canciones

con el ritmo de un reloj…?

 

—Sí, señor, maravilloso.

—Ciertamente interesante.

—¿No será un poco costoso?

—¿De botones no es mejor?

—¿Si pagamos todos juntos?

—¡No cubrimos medio ojo!

—¡Terminó siendo un Quijote!

—¡Soñador, el escritor!

 

Pero, no, mis compañeros,

¿yo no he dicho que he creado

el librito aquel que hablara

del raptado ruiseñor?

¡Pues muy bien, ya lo he vendido

por tres mil quinientos reinos

y ya ha sido traducido

al inglés y al mandarín!

¡No me afligen los diamantes!

Yo los pago, se lo debo

a aquel pobre que han raptado

por los versos que escribí!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s