¿Un té, señor Iluso?

foto-casa-embrujada

 

CONTRATO DE LOCACIÓN

En la Ciudad de Salsipuedes (Córdoba), a los 13 días del mes de julio de 2011, las partes el señor Juan Pedro Iluso (en adelante denominado LOCADOR), con DNI 25339987, domiciliado en la calle Cercana N° 1234 de la misma ciudad; y las señoras hermanas de la oscuridad Griselda, Ágatha y Morgana  (en adelante denominadas LOCATARIAS) sin documento de identidad vigente en este siglo, de la extranjera ciudad de Brujas (Bélgica), celebran este contrato de locación que se regirá por las siguientes cláusulas y condiciones pactadas de común acuerdo (previa ingestión de un riquísmo té de hierbas provisto por las locatarias).

 

PRIMERA: El LOCADOR entrega en locación un inmueble sito en la calle Tenebrosa con N°666, y las LOCATARIAS lo reciben con bastante insatisfacción por sus perfectas condiciones de conservación y uso, por lo que se niegan rotundamente a mantenerlo en las mismas condiciones en que se encuentra al momento de firmar el presente contrato.

 

SEGUNDA: Las LOCATARIAS no destinarán el inmueble locado exclusivamente para vivienda propia, sino que también se le dará otros destinos: laboratorio de experimentación con animales y seres humanos (preferentemente niños regordetes); cadalso para los insurrectos; cementerio en caso de que se cometa algún error de cálculo en las dosis, o de que la víctima se niegue a cooperar y entonces no quede más remedio; o de necesitar para alguna pócima que el individuo esté muerto; o ─simplemente─ de un lapsus de malhumor de las LOCATARIAS.

 

TERCERA: El LOCADOR ─en caso de que las LOCATARIAS no consigan dinero de curso legal vigente─ aceptará para el pago del arrendamiento denarios, dióbolos, libelas, ducados, florines, augustales o cualesquiera de las unidades monetarias de los siglos remotos adonde las LOCATARIAS viajan asiduamente en su carácter de socias vitalicias de la Oscura Hermandad para rescatar de la hoguera a sus hermanas acusadas ─con justa razón─ de brujería.

 

CUARTA: El presente contrato se formaliza por el término improrrogable de 15.000 años a partir del día de la fecha. En caso de morir el LOCADOR (difícilmente mueran las LOCATARIAS pues la cacería de brujas ya pasó de moda) el monto estipulado se entregará a sus descendientes. En caso de que  no hubiera descendientes,  el LOCADOR difunto será invocado a través de la güija a fin de que nombre un sucesor para continuar con los términos de este escrito. Este procedimiento se repetirá las veces que sean necesarias con los sucesivos locadores (siempre previa ingestión de un riquísimo té de hierbas, claro)  que seguramente irán muriendo durante el tiempo de vigencia estipulado para el presente contrato.

 

QUINTA: el alquiler será pagado dentro de los cinco días posteriores a la luna llena y, en caso de incumplimiento, las LOCATARIAS se comprometen a entregar ─sin costo alguno y como compensación por el atraso─ un maleficio a elección del LOCADOR entre los siguientes, que solo podrá usarse una vez: rat publica servus (para convertir en rata a un funcionario público), caput unges limatur (para que tu jefe te lime las uñas de los pies) o movetur gallinecio (para hacer que alguien se mueva y cacaree como gallina). Frente a dos atrasos consecutivos, el LOCADOR podrá mantener de forma vitalicia cualquiera de estos maleficios y a usarlo bajo su responsabilidad todas las veces que quiera.

 

SEXTA: Las LOCATARIAS se niegan a pagar los servicios de luz, agua corriente y gas natural pues no necesitan mantenimiento ni cableado ni instalación alguna para hacerlos funcionar. Sin embargo,  aceptan pagar la tasa municipal por alumbrado y conservación de la vía pública siempre y cuando los organismos responsables se comprometan a su vez a mantener la locación sin luminaria y en el más mugriento estado posible.

 

SÉPTIMA: Se les permite a las LOCATARIAS  hacer cualquier modificación y cambio en la estructura edilicia e instalaciones del inmueble sin previa consulta al LOCADOR. Sin embargo, cualquier incendio o explosión involuntaria correrá por cuenta de las LOCATARIAS que se comprometen a refaccionar la locación, aunque sin exagerar para mantenerla siempre a gusto de ellas (lúgubre, sucia, derruida).

 

OCTAVA: el señor Mefistófeles, Señor de la Oscuridad y emperador del Infierno, se presenta como garante del presente contrato y se compromete a responder por cualquier incumplimiento de las LOCATARIAS, cuyas almas le pertenecen desde hace seis mil años. Asimismo, saluda al LOCADOR muy atentamente y lo invita a visitar su página www.yosoyeldiablo.com para conocer los planes de financiación vigentes de su programa mundialmente conocido  “tu alma por un deseo”.

 

NOVENA: Las LOCATARIAS entregan en este acto al LOCADOR una pata de cabra como garantía, y sirve el presente escrito como suficiente y formal recibo. Este amuleto no podrá cederse a terceros (salvo fallecimiento del LOCADOR) y será devuelto a las LOCATARIAS al cumplirse el término del presente contrato. Entretanto, el LOCADOR (o su descendiente, tras su deceso) podrá disponer del objeto y usarlo en todo su poder para saltearse trámites burocráticos, conseguir entradas en recitales populares o escaparse de los embotellamientos producidos por el tráfico. En caso de requerirse un beneficio VIP (seducir a una mujer hermosa o ganar una carrera de caballos, por ejemplo) el LOCADOR podrá solicitar a las LOCATARIAS que recarguen más opciones a la pata de cabra por un costo adicional que podrá descontarse del alquiler al mes siguiente.

 

DÉCIMA: Las LOCATARIAS podrán tener todo tipo de mascotas en la locación (especialmente cuervos, gatos y  arañas) sin perjuicio de que el LOCADOR exija desinfección o desalojo. Asimismo, se permitirá el tráfico de todo tipo de vehículos (especialmente escobas) que circularán preferentemente de noche sin importunar a los vecinos.

 

DÉCIMA PRIMERA: Los firmantes se someten a las disposiciones de EL LIBRO DE LAS SOMBRAS en todo lo que no hubieran pactado expresamente en este escrito, y a la competencia de los Tribunales del Inframundo en caso de cualquier desacuerdo.

 

De conformidad se firman tres (3) ejemplares para cada una de las partes intervinientes de un mismo tenor y a un solo efecto.

 

Ágatha, Morgana y Griselda

 

Juan P. Iluso (¡muy rico el té de hierbas, chicas!)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s