Cambio de roles

mummy

 Centro de Estudios Mentales y Atención Psicológica

(CEMyAP)

─────────────────────────────────────────────────

Informe médico y diagnóstico

 

Ref.: Pac. Amenhotep III

Ubic: Museo egipcio de El Cairo (sala Imperio Antiguo, Planta Baja)

Edad: 5300 años (aprox.)    

 

Antecedentes:

Ante el pedido de las autoridades del Museo, se procede a revisar al paciente que presenta los siguientes síntomas: temblores, hiperventilación, pulso acelerado y mareos; lo cual resulta verdaderamente llamativo teniendo en cuenta que el paciente no tiene órganos vitales: su corazón, su hígado, sus pulmones, sus intestinos fueron disecados hace miles de años, cuando su cuerpo se embalsamó.

Una vez retiradas las tiras de lino que  lo sujetaban, el paciente manifestó (sí, manifestó: ¡también habla!) sentirse moderadamente mejor.

Examen físico:

Se procedió a la revisación clínica general y se llegó a la siguiente conclusión: aunque muerto, al paciente se lo ve muy sano. Aun cuando al principio su marcha fue inestable, con el paso de las horas fue recuperando el equilibrio. Asimismo, su respiración comenzó a regularse  y los temblores cedieron. El paciente manifestó haber sentido “miedo, mucho miedo a morir asfixiado”. Para completar el diagnóstico, se solicitaron los siguientes exámenes de rutina: análisis completo de sangre y orina, electrocardiograma, radiografía de torax, tomografía axial computarizada (TAC).

Resultado de los estudios:

Por los rayos X se verificó que el cuerpo del paciente se encuentra relleno de una sustancia arenosa, probablemente limo y serrín, según peritos embalsamadores que revisaron el caso. Como no se encontraron fluidos, no se concretaron los análisis de sangre y orina. El electrocardiograma confirmó la muerte del paciente.  Fue imposible realizar la TAC: el paciente entró en pánico. Alegaba no querer terminar como el dios Osiris, que murió ahogado en el Nilo, dentro de un cofre.

Diagnóstico y tratamiento:

Habiendo analizado los resultados del examen clínico y los estudios indicados,  se determina que el paciente padece de una fobia específica: un trastorno de ansiedad causado por el miedo a los espacios cerrados (claustrofobia). Se recomienda tratamiento psicológico y cambio de funciones en el museo (estar envuelto en mil metros de lino y dentro de un sarcófago es particularmente problemático en su situación).

Por último, se sugiere hacer un intercambio con el guía del museo, que atendimos aquí mismo hace pocas semanas por un cuadro de stress: tomando el lugar de  Amenhotep III podría descansar todo lo que quiera. Recomendamos, asimismo, que el paciente claustrofóbico se maquille un poco antes de recibir a los turistas porque puede que su rostro cadavérico asuste innecesariamente al visitante desprevenido (a ver si todavía tienen que llamarme de nuevo).

firma

Doctor Luis Valiente

clínico médico especialista

en criaturas monstruosas

Mat. 02012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s