¡Otra que el guisante!

¡Qué príncipe tarambana!
Si fuera yo, no lo intento:
con una princesa así
no me voy de campamento.

Imaginate, un guisante
le hizo perder la cabeza.
¡Yo no quiero estar ahí
si se sienta en la maleza!

¿Si una hormiga se le mete
en la bolsa de dormir?
¡Va a gritar como si adentro
se encontrara un jabalí!

¡Ay, qué escándalo si cae
una lluvia inesperada,
o descubre entre las sombras
un gusano en la ensalada!

Y la suegra que decía:
“¡Qué princesa primorosa!”
Yo disiento, me parece
que más bien es quisquillosa.

Anuncios