Ricitos tras las rejas

¡Es una nena adorable!
¡Y, ay, sus ricitos dorados!
Parece de propaganda
con su vestido a volados.

Pero aun así lo que hizo
no fue ninguna pavada
Es un delito y es grave:
“usurpación de morada”.

Los osos la denunciaron
con justísima razón:
como Pancha por su casa
los esperó en camisón.

A ver, no pedimos mucho:
¡Un poco de educación!
Preguntá antes de mudarte,
esperá la invitación.

¡Igual se la ve contenta
y tan feliz en la cárcel!
ya eligió una buena cama
y está dispuesta a quedarse.

El guardia se quejó un poco,
la acusa de confianzuda:
le exige de desayuno
té dulce con medialunas.

Anuncios

¡Otra que el guisante!

¡Qué príncipe tarambana!
Si fuera yo, no lo intento:
con una princesa así
no me voy de campamento.

Imaginate, un guisante
le hizo perder la cabeza.
¡Yo no quiero estar ahí
si se sienta en la maleza!

¿Si una hormiga se le mete
en la bolsa de dormir?
¡Va a gritar como si adentro
se encontrara un jabalí!

¡Ay, qué escándalo si cae
una lluvia inesperada,
o descubre entre las sombras
un gusano en la ensalada!

Y la suegra que decía:
“¡Qué princesa primorosa!”
Yo disiento, me parece
que más bien es quisquillosa.

Objeto Trepador No identificado

Ayer me dieron de vuelto
dos puñados de habichuelas
Primero pensé en ponerlos
adentro de una cazuela.

Pero al final decidí
hacerle caso a  mi abuela
y los puse a germinar
en un frasco de ciruelas.

Brotaron ramas enormes.
Subieron como escalera
¡Y ni te cuento el tamaño
cuando llegué de la escuela!

Traspasaron cielo raso
y hasta el techo de madera
Seguro que ya llegaron
a una galaxia extranjera.

¿Será que allá arriba existen
gigantes y fortalezas,
o extraterrestres que tienen
seis ojos y dos cabezas?

¿Dónde está la sirena?

Imagen-22

Ilustración de Pablo Pino para el libro Cambio de idea, que publicamos en coautoría, Riderchail, 2016.

La busqué por todos lados
y no la pude encontrar
Ni siquiera en Villa Gesell
¡Y estuve adentro del mar!

En mi pueblo, que no hay playa
me conformé con buscar
en la fuente de la plaza
que está en la calle central.

No la encontré en la pileta,
que estaba medio vacía.
Tampoco en el bebedero
que pusieron en la esquina

¿En donde se habrá metido
la sirena de mis cuentos?
¿será que vive en la lluvia
y por eso no la encuentro?

¡Libre soy!

Como la reina de Arendelle, me siento libre. Ya vencido el plazo que estipulaba el contrato, y otra vez con los derechos exclusivos en mi poder, me doy el gusto de compartir un libro que me dio muchas satisfacciones y que volvería a publicar solo por el nudo en la panza que sentí cuando me citaron a hacer la corrección de galeras. Ese día supe con total certeza cuál iba a ser mi camino: escribir no era un pasatiempo, era mi elección de vida. Después de Pequeña Aldea, me animé a mandar mis textos a otras editoriales. Y fue cuando empecé a publicar “de verdad”.

La manzana de Blancanieves pasa en, este emotivo acto, a ser un libro “descatalogado”. Y de algún modo no sé por qué (¿será el gusto de la libertad?) yo me siento feliz. Será porque decidí que, al menos así como está, no volvería a publicarlo. O porque no está mal cambiar los escenarios. Alguna vez tuvo su vidriera (¡Sí, en la Boutique del Libro de Unicenter!) y ahora me gustaría que circule libremente por la web. Sin autorizaciones y sin contratos, mientras no haya fines de lucro (aclaro). Y si los hubiera, mándenme un mensaje privado. Que todo en esta vida se soluciona hablando.