Brujas

DNILufrente

Culpables, maltratadas

horribles y malvadas,

temidas, señaladas,

juzgadas, torturadas,

Inmensas, peligrosas

Letales, poderosas

Traidoras, seductoras

Crueles, mentirosas

Expertas curadoras

Tan sabias, tan lectoras

Tenaces, resistentes

Osadas y valientes

Tan solas, tan aisladas

Tan libres, tan odiadas

¿Diabólicas o santas?

¿Malditas? ¿Visionarias?

¿Piadosas o Inclementes?

Mujeres diferentes.

Espantapájaros

scarecrow

Tengo que torcer tu itinerario
dirigir tu vuelo hacia otras tierras
que estén lejos, muy lejos,
de aquí.
Tengo que imponer respeto
y asustarte tanto que te pierdas
de tu propio instinto
de tu esencia
que es tu libertad
de ir o venir.
Tengo que alejarte, y no…
¡No quiero hacerlo!
Porque me siento solo si no estás
y es agradable tu calor
sobre mi hombro.
Porque me gusta ser
como yo soy,
No como me digan otros.

Héroes de Malvinas

soldaMalvi

Tenía una lata
con soldaditos
y yo jugaba.
Eran mis héroes
en una guerra
que era tan justa
que era tan nuestra
tan necesaria.

Y un día yo ya era grande
¿yo ya era grande?
llegó una carta:
me calcé el casco,
los borceguíes
y fui a la carga.
Manipularon mis movimientos
mis convicciones
mis esperanzas
y fui coraje,
patria
heroísmo
¿O bufonada?

Fui sobre todo
el soldadito
con que jugaban,
el instrumento
manso,
inconsciente
que camuflaba
sus desaciertos,
sus atropellos,
sus salvajadas
en una guerra
que no fue justa,
que no fue nuestra
ni necesaria.

 

 

¿Será…?

pensador

¿Será que por un misterio cósmico
(un eclipse lunar, una constelación
una descarga extraña de energía)
las estatuas del mundo cobran vida?

¿que la gran Esfinge avanza
por el desierto de Guiza,
que deambula la Libertad
por Central Park
luminosa y sin prisa
y en Florencia el David
muy orondo camina?

¿Será que en Buenos Aires
el prodigio termina?
Colón le ceba un mate y Azurduy,
ya sin rencor, lo mira.

¿Será que las estatuas despiertan del error
y aprenden lo que el hombre no podría?

Deseo

lamparamaravillosa

Me gusta desear porque el deseo

me mantiene inquieta,

alerta para no perder la oportunidad.

Pero a veces, es cierto,

desear tiene sus riesgos

Porque somos una parte diminuta

del enorme universo

y no podemos saber si este camino

es mejor que aquel

¿O no se habrá sentido afortunado

el pasajero del Titanic?

¿María Antonieta, al ocupar

el trono francés?

¡Ah, si conociéramos

el plan del universo,

desear con garantías

y avanzar sin caer!